Echar o no echar, esa es la cuestión